top of page

Maternidad Compartida

El ciclo de maternidad compartida, también conocido como FIV recíproca para parejas del mismo sexo o lesbianas, consta de seis pasos similares a los de un ciclo de FIV estándar. Sin embargo, la diferencia es que en la maternidad compartida o FIV recíproca, los 4 primeros pasos se llevan a cabo en uno de los miembros de la pareja y los 2 restantes en el otro. Tras evaluar a ambos miembros de la pareja, se establece una estrategia y un plan de tratamiento. Debido a la buena tasa de supervivencia de los embriones congelados, y en algunos casos a tasas de éxito ligeramente superiores, normalmente no es necesario que ambos miembros de la pareja estén bajo tratamiento farmacológico al mismo tiempo. Normalmente aconsejamos crear y congelar embriones en primer lugar, y después preparar el revestimiento del útero de la segunda pareja para la transferencia de embriones (TE) en una segunda fase. La tasa de éxito de un ciclo de maternidad compartida depende de varios factores, pero la edad de la pareja que aporta los óvulos y su reserva ovárica son dos de los más importantes. Por lo general, la tasa de éxito de un ciclo de FIV recíproco puede oscilar entre el 20 y el 50%. Lo mejor es que pregunte directamente a su médico cómo se calcula. También es importante que hable con su médico y con la clínica para conocer la legislación de cada país para este tipo de ciclos.

A continuación se detallan las etapas del proceso:

1. Evaluación para determinar la idoneidad para el tratamiento.

Es aconsejable que ambos miembros de la pareja se sometan a un proceso de evaluación para determinar quién sería la candidata más adecuada para donar óvulos. Normalmente se realizan análisis de sangre como Hormona Antimulleriana (HAM), biometría hemática, TSH y PRL junto con un ultrasonido transvaginal para evaluar los ovarios y el útero. El ultrasonido ayuda a determinar la accesibilidad de los ovarios y el número de folículos antrales (recuento folicular antral o RFA), y también garantiza que no haya quistes. El análisis de sangre ayuda a determinar la medicación adecuada, la dosis y el pronóstico del tratamiento en función del número potencial de óvulos recolectados. El ultrasonido también comprueba el útero y su revestimiento para asegurarse de que no hay fibromas ni pólipos. Estos ciclos suelen realizarse con esperma de donante y, la mayoría de las veces, la muestra es apta para el tratamiento. Por lo tanto, el elemento clave es la evaluación de la pareja del mismo sexo.

 

2. Preparación para un ciclo de fecundación in vitro

A veces, se recomienda tomar ciertos medicamentos y suplementos para optimizar la cantidad y la calidad de los óvulos recuperados durante los tratamientos de fertilidad. Estos medicamentos pueden incluir Co-Q-10, una píldora anticonceptiva como la noretisterona, DHEA y gel de testosterona. En el caso de las mujeres, el proceso de preparación suele durar hasta 21 días o 3 semanas. Es importante que consulte con su médico si la preparación es necesaria para su situación específica.

3. Estimulación de los ovarios con gonadotropinas.

Durante esta fase, que dura unos 10-12 días, se estimulan los ovarios con medicamentos para inducir el crecimiento de los folículos. Durante este tiempo se realizan ecografías transvaginales para monitorear los ovarios y contar el número de folículos y su tamaño. También se realizan análisis de sangre para medir el nivel de estradiol, que ayuda a evaluar la respuesta ovárica. Cuando los folículos alcanzan un tamaño de 17-22 mm, se administra una inyección

desencadenante y se programa a la paciente para un procedimiento de recolección de óvulos, normalmente 34-36 horas después de la última inyección.

4. Los óvulos se recolectan y después se fecundan mediante FIV o ICSI.

El procedimiento de recolección de óvulos, conocido comúnmente como punción ovárica (PO), es un proceso de 15- 20 minutos que se lleva a cabo en un quirófano. El método de realización del procedimiento varía en función de la clínica y las políticas del país y puede hacerse bajo sedación consciente, anestesia local o anestesia general. Se utiliza una sonda de ultrasonidos transvaginal para acceder a los ovarios y extraer tantos óvulos como sea posible. Una vez completado el procedimiento, el líquido folicular y los óvulos se envían al laboratorio para su evaluación. Esto permite al embriólogo proporcionar más retroalimentación a las pacientes si es necesario. A continuación, los óvulos se someten a la fecundación ICSI o se combinan con esperma de donante para intentar la FIV. Al día

siguiente de la PO se informa a las pacientes de cuántos embriones se han creado y de los pasos siguientes, por ejemplo, podría ser una congelación electiva el día 5 de todos los blastocistos adecuados.

Los dos pasos siguientes se realizan en la segunda pareja

5. Preparación del útero y procedimiento de transferencia de embriones (TE) En la FIV recíproca o maternidad compartida, el procedimiento de transferencia de embriones suele realizarse en un ciclo medicado. También se conoce como FET medicado o criotransferencia. La segunda pareja comienza con la medicación de estrógenos (E2) el primer día de su periodo menstrual para preparar el revestimiento del útero. Unas dos semanas después de iniciar la preparación, se realiza un ultrasonido transvaginal para evaluar el grosor y el patrón del revestimiento. Si ambos parámetros son buenos, se administra a la paciente progesterona (P4) para abrir la ventana de implantación. A continuación, se programa a la paciente para una TE tras cinco días completos de progesterona. El procedimiento se lleva a cabo en un quirófano cercano al laboratorio. La mayoría de las veces no se requiere sedación y todo el proceso dura sólo 10-15 minutos. Durante la TE, se realiza un procedimiento vaginal en el que los médicos introducen un espéculo ginecológico y un catéter de transferencia de embriones. A continuación, los embriones se colocan cuidadosamente en el interior de la cavidad del útero. Para garantizar una colocación precisa, la mayoría de las clínicas realizan el procedimiento bajo control ecográfico abdominal. La mayoría de las clínicas limitan las transferencias de embriones a una cada vez.

6. Prueba de embarazo

La prueba de embarazo debe realizarse normalmente a los 10-14 días de la transferencia embrionaria, en la fase de blastocisto (día 5). Se recomienda realizar una determinación del nivel de B-HCG en sangre en lugar de un análisis de orina, ya que es más preciso. Si el resultado es positivo, se darán instrucciones para volver al cabo de 4-6 semanas para realizar un ultrasonido transvaginal para comprobar la viabilidad del embrión. Si el resultado es negativo, se suspenderá la toma de medicación y se mantendrá una conversación con su médico en la mayoría de los casos.

Primer miembro

Etapa de Preparación

proceso de maternidad compartida explicado

Estimulación ovárica

PO

Congelación electiva en fase de blastocisto

Se explica el proceso de desarrollo embrionario.

Segundo miembro

Transferencia de embriones congelados medicados

Preparacion endometrial

TE

Prueba de embarazo

El Dr Alex se ha asociado con varias clínicas en distintos países. En Irlanda, se ha asociado con

Repromed Ireland y Thérapie Fertility Clinic. Si deseas realizar tu tratamiento en Londres, Reino Unido, el Dr Alex puede remitirte a la Clínica de Fertilidad CRGH. También hay otras opciones disponibles en España, como Fertilab Barcelona y Ovoclinic, que tienen presencia en Madrid, Sevilla, Marbella y Ceuta.

¡Las posibilidades son infinitas! 

Si lo que buscas es una evaluación exhaustiva, junto con una estrategia a medida que incluya el

número de ciclos necesarios, los posibles efectos secundarios y unas expectativas realistas de un

ciclo. En ese caso, te recomiendo agendar tu cita. Recibirás un asesoramiento personalizado

e imparcial y un plan de tratamiento adaptado a tus necesidades individuales.

bottom of page